Triste luz

Eduardo Troncoso Espitia


Triste luz, pobre luciérnaga artificial que sólo de noche brilla
intermitente como la esperanza de los hombres a los dioses muertos
buscando dominar la oscuridad, alejando a las quimeras
falsas conciencias que se ocultan y disfrazan
en la levedad de la ignorancia
buscando ser más que lo que nunca fueron
rompiendo el silencio con el intermitente zumbido de su fuerza llana
intentando ser la vela que se convierte en sol
intentando ser el fuego que no quema
intentando ser protección, olvidando que lo que protege es lo que la ataca
los monstruos falsos sólo pierden sus disfraces que nunca tuvieron, que nunca olvidaron
y la triste luz que de a poco muere, muere al no iluminar la nada debajo de sus ojos.  


Sin propiedades

Comentarios

  1. Ezequiel, ¿sigues escribiendo diarios? ¿Algún día publicaras algo de lo que escribiste en tus diarios de preparatoria?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hace tiempo que he dejado de escribir en esos cuadernos, sólo escribí en once. Y esos textos estaban olvidados por mí, ya que me he metido mucho en proyectos más profesionales y eso me ha quitado el tiempo de retomar algunos temas de esos viejos cuadernos para darlo a conocer. Pero, si eso esperan algunos de mis lectores, les prometo que pronto publicaré algo de lo que planteó ahí. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hace tiempo que he dejado de escribir en esos cuadernos, sólo escribí en once. Y esos textos estaban olvidados por mí, ya que me he metido mucho en proyectos más profesionales y eso me ha quitado el tiempo de retomar algunos temas de esos viejos cuadernos para darlo a conocer. Pero, si eso esperan algunos de mis lectores, les prometo que pronto publicaré algo de lo que planteó ahí. Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿SE TE PASÓ ALGUNA PUBLICACIÓN? ¡AQUÍ PUEDES VERLAS!