A lo lejos el mar de tierra: Reseña de “Crónica del desagüe” de Ezequiel Carlos Campos

Julia Leyva



Decía Chejov que escribir es un acto de libertad en un país donde no hay libertad de prensa ni libertad de consciencia, y donde la vida es sofocante y miserable. Crónica del desagüe es la voz silenciada por el eterno saqueo. El saqueo de nuestras raíces, nuestras riquezas. La voz que revela cómo nos han vendido con orgullo la sobreexplotación de esta tierra que lleva nuestra sangre. Han querido comprarnos los sueños, haciéndonos cavar nuestras tumbas y las de nuestras familias.

Dijo el Presidente que era un orgullo la riqueza bajo el desierto, la riqueza que no será de nadie más que de los que esconden su rostro bajo la máscara de la industria fascista. En esta crónica, Ezequiel Carlos Campos (Fresnillo, Zacatecas, 1994) plasma con dolorosa claridad la historia dentro de la historia de la colonización minera. La podredumbre dentro de la riqueza robada y la codicia de los otros, de los de afuera, de los mismos genocidas, ahora con otros nombres y la hipocresía por apellido.

Más que un poemario, Crónica del desagüe es la denuncia de aquellos a los que nadie escucha, de los de abajo, de los que realmente murieron de sed e impotencia. Hace falta no olvidar la historia para que no vuelva a suceder lo mismo. Hace falta la valentía de uno solo para dar voz a los fantasmas atrapados en las palas y picos, que más que extraer minerales cavaron las primeras fosas clandestinas en nuestro pueblo. Hace falta el grito que aturda la amnesia a la que quisieron condenarnos. Porque en este pueblo deshidratado muere al final la esperanza. Y de la marca que dejó el agua renacen nuestros antiguos guerreros para pelear de nuevo por esta tierra, que más que un desierto, es nuestro hogar.

Este libro es, entonces, una muestra de lo que no se olvida y, por lo tanto, no debe perdonarse. Crónica del desagüe convierte a la poesía documental en un grito de rabia. Un grito de guerra:

¨Un día nos quitaron el agua. / Parecía el desierto dentro del desierto. / Dijeron que no podíamos tener / más terreno que un cerco de gallinas. / Un día nos quitaron a nuestros esposos, / hijos y nietos por un sueldo de minerales. / Pero un día quisieron quitarnos nuestros / sueños: / desaparecernos de la tierra donde nacimos. / Todos supimos / que los sueños valen más que / un gramo de plata y cobre”.


Ezequiel Carlos Campos, Crónica del desagüe
Instituto Zacatecano de Cultura, 2020, 94 pp.




_________
Julia Leyva (Durango, 1993). Egresada de la Facultad de Psicología de la Universidad Juárez del Estado de Durango, y actualmente estudiante de la Licenciatura en Letras en la Universidad Autónoma de Zacatecas. Ha publicado poemas en el periódico El Sol de Durango y en Es una verdad sin alfabeto en El salvador. Participante en encuentros de escritores en su ciudad y la ciudad de Mazatlán, Sinaloa. Acreedora de la beca Interfaz en el 2017, en la ciudad de Monterrey, Nuevo León. Y ganadora del segundo lugar en el noveno concurso nacional María Luisa Moreno en el 2019, realizado en la ciudad de Dolores Hidalgo, Guanajuato. Fue miembro del evento anual celebrado por el Colectivo Indistinto en febrero del 2020, participando con la banda duranguense Camus. Y actualmente colabora con Literatura Sinaloa, leyendo poesía propia y de otros autores.

Comentarios

¿SE TE PASÓ ALGUNA PUBLICACIÓN? ¡AQUÍ PUEDES VERLAS!