La importancia de escribir bien en la actualidad

Ezequiel Carlos Campos
 
 
Hay gente que porque sabe leer y escribir,
cree que sabe leer y escribir.
 
Reynaldo Arenas
 
 
La actual sociedad está dominada por la escritura: todo lo que hace es escribir, para comunicarse, la escritura es un medio inevitable para que los ciudadanos se mantengan en comunicación. Estamos envueltos por la actividad escrita: en las escuelas se hacen trabajos escritos, se apunta en los cuadernos, se leen libros que fueron escritos, los periódicos, los carteles… ¿será esta la sociedad de la comunicación? La escritura ha llegado a sustituir la comunicación oral. ¿Pero la escritura será bien escrita? Es una cuestión que nos debemos preguntar, ¿será acaso que por escribir en cualquier medio ya somos capaces de escribir correctamente? ¿En verdad se lee lo que nos quiere dar a conocer el autor del texto? Un buen o mal uso de la escritura y de la lectura pude determinar nuestros éxitos o fracasos en nuestra formación como estudiantes, como futuros profesionales de las diferentes áreas académicas. 
 La comunicación escrita domina gran parte de nuestra vida, lo vemos en cualquier lado, todo es texto, todo son oraciones, todo son palabras, todo son letras. Lo importante es saber si en verdad somos capaces de adquirir lo que se nos presenta, si somos capaces de entender el mensaje o, si no, qué se nos trata de decir.
En la actualidad escuchamos que la sociedad está comunicada, que ya todo es más fácil con tocar un teclado y enviar un mensaje. Pero lo importante es si en verdad transmiten sus mensajes como los desean, con tener una letra mal puesta ya se dice otra cosa, el receptor puede tener conflictos porque no entiende el mensaje, o quizá comprende algo erróneo. El escribir bien es algo olvidado por la gente, ya no le toman importancia a aprender su propia lengua materna y saber qué es lo que dicen. “Hay gente que porque sabe leer y escribir, cree que sabe leer y escribir”. Es muy diferente decir una palabra que la misma pero escrita de otra manera. Los jóvenes y los propios adultos han rechazado esas enseñanzas de su lengua para dar prioridad a los avances tecnológicos. La tecnología ha hecho que la comunicación oral entre las mismas familias se acabe, como también el crear cartas para mandarlas a sus seres queridos, por dar algunos ejemplos. Pero algo importante es que gracias a la tecnología, y más a esas redes en las cuales sólo dan un número indicado para poder crear un mensaje, hagan que el lenguaje, nuestro idioma, vaya cambiando. Somos nosotros protagonistas de un nuevo cambio en el español –y no sólo en nuestro idioma–, así como cuando las lenguas antiguas fueron cambiando, ahora nosotros vemos con claridad que se habla, se escribe de otra manera, ya no como antes.
Las instituciones encargadas de nuestra lengua han contribuido a que el español tenga cambios. La multitud de gente en el mundo que lo habla parece no entender que el aprender un nuevo idioma sin aprender de mejor manera el propio no es lo adecuado. Esas instituciones han cedido a que esas personas aprendan a escribir de mejor manera cambiando reglas ortográficas, y de otra índole, para que sea más fácil el manejo de la lengua. ¿Será esa la solución? Cómo la Real Academia Española se deja vencer por una multitud de gente que por ignorancia o por rebeldía cambian inconscientemente nuestra lengua, nuestra comunicación escrita. Ellos no saben que es un problema grande el no saber escribir, como también es un gran problema el que en los países se lean números miserables de libros, dejándose manejar demasiadas horas por la tecnología. El español es el español, no un conjunto hablantes que no les gusta cómo suena, cómo se escribe.
Sea donde sea se tiene que escribir bien, la cuestión es dar el mensaje completo. Hay que recordar que el escribir no es sólo poner letras de nuestro alfabeto o de cualquier otro para formar conjuntos de palabras, es dar un mensaje, con sus reglas adecuadas, formar palabras coherentes que nos ayuden a comunicarnos. Por consiguiente, cuando se escribe con errores, sea por falta de educación, por ignorancia o por simple rebeldía, se comete un error ortográfico para nuestra lengua. Hay que saber que hablamos un idioma.
Las lenguas, a través de los años van cambiando, pero esos cambios son para pulir el lenguaje, para darle mayor fluidez, hacerlo más hermoso, pero no para destruirlo y hacer de él lo que quieran.
El tema de si es menester escribir bien en nuestros tiempos es un problema que pocos le dan importancia, pero se sabe que si ese mensaje se llega a todos de una manera correcta, sin faltas ortográficas, todos conocerán lo que se quiere comunicar y quizá hagan caso de lo que el emisor quiere decir.
 

Comentarios

Publicar un comentario

¿SE TE PASÓ ALGUNA PUBLICACIÓN? ¡AQUÍ PUEDES VERLAS!