El calendario. Tres poemas de Uriel Martínez


El calendario

cuando nací alguien en casa
decidió que me llamaría uriel.

pero nadie si no yo decidió
que me estrellaría contra el alcohol.

alguien en casa quiso calzarme
zapatos de estambre y babero bordado.

pero ninguno si no tú quiso
ensartarme púas de vudú y curare en ojos e ingles.

en casa creyeron que un día vestiría
corbata y mancuernillas pero no cartón/cobertor.

nací bajo el signo de los gemelos, el serio
y el atufado, el primitivo y el disminuido.

ahora que todos murieron floto a ras de tierra
y trato de recordar cómo fuiste de origen.


Olinalá

era lunes, ya había caído
la noche; mientras ordenaba
la ropa por color, me acordé
de ti.

había prendas que me llevé
al olfato, otras al tacto,
sí, las blancas, las de algodón,
las desgastadas.

al momento de doblar las mangas
ya no alcancé el olor a cloro,
estuvieron expuestas al viento
y al sol doce horas.

tampoco olían a ti, ni a mí,
ni a nadie; eran prendas
para guardarse en perchas
como antiguamente se guardaban
cartas, mechones, timbres
postales, dientes desprendidos,
ex libris, pliegues, hojas secas,
esquelas, retratos en cajas
de Olinalá rectangulares.


Como ladrón

como ladrón primerizo el aire
brincó la ventana y cayó
la fotografía en que aparecemos
juntos;
cayó al piso, se estrelló
y fue luego una imagen
en sepia, como nosotros,
ajenos;
corrí luego la ventana,
eché la aldaba, gritó
el pestillo; no había aceite;

barrí los restos de la imagen
como pude y los llevé
al cesto de desechos,
como yo, como tú,
como nadie;

luego el silencio fue.



Uriel Martínez (Zacatecas, 1950). Es autor de Vengan copas y La noche de Hugo (poemas) y de la obra de teatro Tres de José Alfredo. Poemas suyos han aparecido en suplementos culturales y en revistas impresas y e-review de Puerto Rico, Colombia, Argentina y España. Se le incluyó en el poemario Donde está el humo, junto con 13 vates españoles y donde es el único mexicano presente, edición de NY. 




Comentarios

  1. Excelente poeta! Parece haber nacido - a sus casi 70 años- entre lavaderos de azoteas junto a cielos borrachos de aguaceros.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿SE TE PASÓ ALGUNA PUBLICACIÓN? ¡AQUÍ PUEDES VERLAS!